productividad empresas

La productividad y las empresas en España no siempre van de la mano, trabajar muchas horas y las interminables reuniones están a la orden del día.

¿Qué puedes hacer tu trabajo en la mitad del tiempo? A tu jefe le da igual, lo que quiere es que calientes el asiento como mínimo 8 horas al día sin importar los resultados. ¿Te suena? Seguro que las siguientes acciones que las empresas españolas consideran productividad te suenan:

Salir tarde

Recuerdo un trabajo en el que me llamaron la atención por salir puntualmente a mi hora de salida: ¡Flipé! Cuando cada día me sobraba una hora, que usaba para planificar el día siguiente. Esto es muy normal en las empresas españolas, ¿puedes hacer el trabajo en tu tiempo de trabajo? Sería lo normal, pero aquí está bien visto que trabajes más horas de la cuenta y que muestres “implicación” para con la empresa.

Si en Holanda sales 10 minutos más tarde se extrañan: porque no sabes organizar tu tiempo y no eres productivo.

Reuniones

Lo peor para la productividad son las reuniones. Por corta que sea ya está restando tiempo de trabajo a todos los que acuden a la reunión, si dura 30 minutos y se reúnen 6 personas significa que hemos perdido 3 horas, sin contar con el tiempo de preparar la reunión ¿y para qué? La mayoría de reuniones se pueden evitar con un chat o llamando por teléfono en 3 minutos.

Prohibir el uso de las redes sociales

Muchas empresas creen que por prohibir el uso de las redes sociales entre los empleados están evitando distracciones, cuando las redes sociales pueden ser fuente de infinidad de recursos que pueden ayudar a todo lo contrario. Desde hablar con clientes, proveedores, compañeros hasta la creación de marcas personales por parte de los empleados que influyan favorablemente en la imagen de la empresa (siempre con formación).

No permitir el Teletrabajo

Para muchas empresas sólo hay un lugar para trabajar: la oficina. Vivimos en una época donde todos los programas y herramientas que necesitamos se encuentran en la nube e incluso con un teléfono móvil mientras vamos en el metro podemos ser mucho más productivos que en la oficina.

Trabajar algún día desde casa puede ayudarnos a concentrarnos mejor y a conseguir una nueva perspectiva que no conseguimos con la presión de la oficina.

Dar menos días libres

La desconexión puede ayudar a los empleados a traer nuevas ideas y dar nuevos enfoques a los problemas de cada día y sobre todo a ser más felices.

Richard Branson, de Virgin, permite que sus empleados puedan tomar todos los días libres que quieran, sin límite y sin necesidad de pedir permiso mientras organicen su trabajo y cumplan sus objetivos.

Jornada partida

Y que decir de la super productiva jornada partida, trabajar por la mañana hasta las 14 horas y después entrar a las 16 y salir a las 21 horas. ¡Una locura!

Ir por la mañana, volver a casa, volver al trabajo… las horas en medio son totalmente improductivas y luego cuesta mucho volver a coger el ritmo.

No saber porqué haces las cosas

Cuando comenzamos en una empresa nueva, nos nos suelen qué hacer y cómo hacerlo, pero no suelen decirnos porqué. Conocer los motivos por los que hacemos algo nos ayudará a no depender tanto del cómo y a ser críticos y capaces de resolver los problemas de forma independiente conociendo el objetivo final.

Debemos dar autonomía al equipo, un sistema productivo basado en objetivos periódicos es más efectivo que basarlo en el tiempo. Habrá quién necesite más horas para una tarea y quién necesite menos, pero no debemos castigar a quién es más eficiente con su tiempo.

Bill Gates decía que los mejores empleados son los que son Listos y Vagos, según sus propias palabras: “Siempre escogeré a un vago para hacer un trabajo difícil… porque, encontrará una manera sencilla de hacerlo”, si no damos libertad y los encajamos en un cubículo, será difícil que encuentren otras formas más eficientes de trabajar.

Sobre el Autor

Daniel Iglesias, experto en la creación de estrategias de comunicación en Internet para marcas, fundador de Soyunamarca, agencia de social media branding y orientada a la consultoría de marcas corporativas y personales. Profesor asociado de Lab School, profesor de marketing online en el MBM Master de Marketing de Negocios de la Universidad de Málaga, co-autor del libro “De Twitter al Cielo” y organizador del Congreso de Marketing Gastronómico “Gastromarketing”.

2 Comments

  1. Buenas noches Daniel. Estoy totalmente de acuerdo. Muchas empresas están aún “chapadas” a la antigua. Piensan que cuantas más horas trabajes más vas a producir, que mirar las redes sociales te distrae (aunque si no lo haces con moderación es así),… Esperemos que esto cambie pronto. Gracias por el artículo.

  2. Que tal, Daniel, a veces tenemos que enseñar lo que no es para que podamos entender mejor lo que si es, excelente articulo

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Close